Saltar al contenido

Dios me dio una oportunidad más

Iglesia Cristo Viene, pastor Jonás Ortíz
Valle Nacional, Oaxaca

«Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad.» 

Eclesiastés 11:9-10

Me llamo Pedro, tengo 28 años y soy originario del Municipio San Juan Bautista Valle Nacional. Soy el hijo mayor de mis progenitores. Por la misericordia de Dios mis padres Francisca López Sabino y Pedro Tomas Martínez, en ese tiempo asistían a una congregación llamada “JESUS ES LA RESPUESTA».  Pasaba el tiempo y yo iba creciendo, escuchando Palabra del Señor, pero en mi corazón no aceptaba lo que me enseñaron desde niño. Llegó el momento que no quería ir a los servicios y si lo hacía, iba en contra de mi voluntad.  A los 8 años surgió dentro de mí un anhelo de querer tener poderes sobrenaturales e intenté buscarlo por una manera equivocada.

Seguía pasando el tiempo y en el año 2011 sentí el llamado de Dios. Desde el momento que el Pastor empezó a predicar, sólo lo podía ver a él predicando, pero veía borroso todo alrededor; todo lo que Dios estaba hablando a través de su boca me quebrantó. Terminó el mensaje y empezó a orar para despedirnos y en cuanto pude hablar sólo pude decir, “quiero entregar mi vida a Dios”.  Posteriormente me bautice en ese mismo año 2011, pero no todo estuvo bien en mi vida. 

No pasó mucho tiempo y lamentablemente caí por falta de conocimiento de cómo luchar en el mundo espiritual. Ante las amenazas del enemigo deje de orar y leer la Biblia hasta que sin darme cuenta estaba sumergido en el pecado.

El matrimonio de mis padres se destruyó y empecé a llevar una vida desagradable de alcoholismo, drogadicción y bailes; a tal grado llegué que era vendedor de drogas. Conseguí 2 armas de fuego y estuve a punto de asesinar.  Junto a mis compañeros, planeamos un secuestro.

Dentro de todo este tiempo lejos de Dios intentaron matarme con un puñal, me dieron 3 piquetes, pero gracias a Dios fueron superficiales. En ese momento no podía entender bien lo que pasaba, pero ahora sé que Dios me guardó para que hoy pusiera Su Nombre en Alto.  Pacientemente me estaba esperando.  Todavía necio, comencé a practicar brujería.

No le encontraba sentido a mi vida, me sentía vacío, intenté suicidarme 3 veces. Después de esto pasó más tiempo, cuando una madrugada que llegué bajo el efecto del alcohol le dije a Dios que ya no podía más con mi manera de vivir, quería dejar de hacer lo malo, pero no podía hacerlo solo. Le pedí que me quitara la vida: le dije que no podía más; pero también le dije que yo sabía que era sentir Su presencia y si me daba una oportunidad más cambiaría mi vida.

¡Y el Señor me dio la oportunidad!  Una vez más, Dios empezó a tratar conmigo, a tal grado que empezó por quitar de mi posesión las armas de fuego.  Cuando salía a tomar en compañía de amistades, afuera de la puerta podía sentir a una persona mirándome y sentía que me señalaba con su mano y en mí escuchaba una voz agradable que me decía: «Te estoy mirando. No está bien lo que haces».  Ese día no pude tomar. Les dije a los que estaban conmigo que me tenía que ir, se les hizo extraño mi comportamiento. Al día siguiente volví al mismo lugar y pasó lo mismo. Hoy puedo saber que fue el Señor Jesús quien fue a buscarme nuevamente.

Tiempo después, murió mi abuela materna y a través de esa circunstancia el Señor habló más directo a mi vida y a la de mi familia.  Empecé a levantarme.  Dios me llevó a días de ayuno y llegó el tiempo en que me dio la oportunidad de compartir Su Palabra en la congregación que pertenezco y en Radio Celestial 89.7 FM. 

Pedro y sus compañeros de evangelismo

Ahora, junto con otros hermanos vamos por las calles predicando y orando por las necesidades específicas de las personas.

Durante todo el tiempo que estuve lejos de Dios desde el 2011 hasta el 2019 y parte del 2020, mi padre no estuvo con nosotros. Mi mamá estuvo batallando sola y lidiando con toda mi vida rebelde; ella nos ayudó a salir adelante a mí y mi hermano Ulises que es discapacitado. Doy gracias a Dios que le ha dado a mi mamá la fortaleza que tiene y hoy por Su misericordia estamos buscando Su presencia.

Deseo que este resumen de mi vida pueda hacer que reflexiones en tu vida querido joven y no cometas los mismos errores que cometí, porque traen consecuencias graves.  Dios te bendiga.

Pedro Tomás López

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

Un comentario sobre "Dios me dio una oportunidad más" Deja un comentario

  1. Oramos porque este poderoso testimonio que comparte hermano Pedro Tomás López llegue a ser leído por muchas personas y, especialmente, aquellos que se encuentran en las mismas circunstancias que él vivió. Dios es Todopoderoso para rescatar de las garras del demonio de los vicios y la delincuencia. ¡Creámosle a Dios, porque Él no se equivoca! Leemos en Juan 6:37 lo siguiente.: «Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.»

A %d blogueros les gusta esto: