Saltar al contenido

Todo lugar es bueno para aprender la Palabra de Dios

Centro de Interacción Cultural Cristiano, pastor Adrián Romero Chávez
San Luis Potosí, San Luis Potosí

¡Navidad, Época de dar Amor! Fue el momento adecuado para que en las comunidades marginadas El Potrito y La Negrita, ubicadas dentro del municipio de la ciudad de San Luis Potosí lleváramos el Amor de Dios para cada niño que ahí vive. También a sus familiares, porque decidimos entrar a las casas de la gente que abriera sus puertas para predicarles la Palabra y centrar el enfoque sobre lo importante que es para la sociedad tener una familia llena de amor y comprensión para cada uno de sus integrantes.

«Para mí fue satisfactorio ser parte de este proyecto; me di cuenta lo útil que soy para mi papá, el pastor Adrián quien por causa de la diabetes es invidente desde hace algunos años. Él tuvo que valerse de mí en casi todo el trabajo de este evento. Esto me permitió amar con profundidad a la iglesia, pero también a las comunidades que visitamos en las cuales, vi sus problemas de alcoholismo, de costumbrismos por el catolicismo, de pobreza y desintegración familiar, pero también vi la SOLUCIÓN para estos males: ¡La luz del Evangelio de Jesucristo!»

«Entramos en casas donde tienen sus altares, pero atendieron con respeto a nuestra explicación del Evangelio. Algunas de esas familias entregaron su vida al Señor ¡Gloria a Dios! «

«Cruzada Mexicana ha sido la poderosa herramienta que Dios ha usado para tener estos resultados.»

Aarón Romero

Para mi, como pastor no fue fácil la organización de estas actividades, tuve dolores intensos en todo el cuerpo, difíciles de soportar, principalmente en las piernas y no podía controlar mi glucosa, las neuropatías me tiraron en cama constantemente. Doy gracias a Dios por los hermanos que colaboran conmigo, me brindaron su apoyo y trabajaron horas extras para realizar este proyecto.

Preparamos regalos para los niños de la iglesia y para los vecinos y de esta manera expresarles el amor de Dios en esta época de navidad.

Llevamos a cabo el proyecto en dos comunidades, dimos cobertura amplia en sus rincones. Aprovechamos la sombra de los árboles para reunir a los niños y compartir con ellos los materiales para que conocieran acerca de Dios; aprovechamos la explanada de una tienda departamental local para colocar sillas y que allí los niños tuvieran sus clases.  Fue emocionante ver a los niños encontrar cualquier sitio para sentarse, hincarse o estar de pie para escribir o iluminar lo que se les indicaba. Nada detuvo su deseo de conocer acerca de Dios.

«Al estar bajo la sombra de un árbol, impartiendo las clases a los niños, me hizo imaginar al gran Maestro Jesús sentado en un lugar similar, ya que muchas ocasiones ministró a la gente de la misma manera. Por eso les decía a los niños que Jesús nos iba a bendecir, que nos acercáramos a Él porque no nos rechaza.»

«Comprendí bastantes cosas de mi propia persona y del servicio que deseo brindarle al Señor. Y el ministerio de evangelismo de Cruzada Mexicana me ayudó a lograr esto en mi propia vida. Gracias por la literatura que nos han enviado. Ha sido de mucha bendición para los niños y los adultos.

Eugenia Díaz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: