Saltar al contenido

Colonia por colonia; casa por casa, predicamos la Palabra de Dios

Nueva Misión, pastora María de Lourdes Gómez Norberto
Chilpancingo, Guerrero

Ante la crisis económica que aqueja a las comunidades del estado de Guerrero, muchas personas migran a Chilpancingo, capital del estado, en compañía de sus familias con la intensión de encontrar un bienestar y estabilidad para sus vidas. En su mayoría, éstas personas no cuentan con conocidos en la ciudad que puedan brindarles alojamiento temporal, por lo que se ven en la necesidad de apropiarse de terrenos baldíos a las orillas de la ciudad, principalmente a las faldas y entradas de los cerros que nos rodean.

Esto ha ocasionado el incremento de nuevas colonias. Así mismo, la violencia se ha incrementado, logrando que nuestra ciudad sea una de las que tienen mayor tasa de homicidios dolosos en el país.

Muchas de las familias que llegan a asentarse, vienen fragmentadas emocionalmente; por esto, encontramos que es importante compartirles la Palabra de Dios a fin de que puedan encontrar esa felicidad que están buscando.

Al ser colonias nuevas, el acceso es difícil por no contar con transporte público; los servicios básicos como la luz aún no están del todo establecidos. Por si fuera poco, estas colonias son el refugio para delincuentes y drogadictos, generando un nivel de inseguridad alto al momento que salimos a evangelizar. Pero damos gracias a Dios, porque en medio de estas circunstancias, hay familias que han aceptado Su Palabra con mucho amor y gozo. Algunas nos han invitado a sus hogares para seguir compartiéndoles la Palabra.

«Doy gracias a Dios por haber llegado a mi hogar por medio del mensaje de Su Palabra, a través del folleto Tu adicción tiene solución

«Unos hermanos que pasaron por mi hogar me regalaron el folleto y después de leerlo, entendí el gran amor que Dios tiene para toda la humanidad. Le compartí el folleto a mi esposo quien en algunos momentos de desesperación se refugiaba en las drogas.»

«El mensaje del folleto tocó su corazón y ahora hemos aceptado a Dios en nuestras vida y ahora recibimos a los hermanos que nos dan lecturas de la Palabra de Dios, tres veces por semana.»

Josefina Ramírez

Somos un grupo de catorce personas quienes nos hemos preocupado por la situación que se vive en nuestra ciudad por la falta del amor de Dios. El nivel de pecado ha llegado a rebasar los límites de la moralidad en la humanidad y esto es lo que nos ha movido a levantarnos para llevar la Palabra de Dios y su mensaje de salvación y arrepentimiento a toda persona.

Algunos hermanos se ubican en las entradas de las colonias compartiendo folletos a los habitantes, cuando están de regreso a sus hogares después de una jornada de trabajo. Otros hermanos llevan una bocina portátil y predican por las calles.

Evangelizamos todos los días, colonia por colonia de nuestra ciudad, visitando todas las casas, compartiendo un folleto y la Palabra de Dios.

En la colonia PRD, hemos ganado un promedio de 35 personas, con quienes pronto estaremos abriendo tres células de estudio. Agradecemos a Dios por Cruzada Mexicana pues con su apoyo a través de los folletos hemos logrado sembrar la Palabra de Dios en muchos corazones.

Cruzada Mexicana Ver todo

Imprimimos literatura Cristiana como folletos, estudios bíblicos y otros más.

¡No busque más! Para obtener mensajes impresos, cuenta con Cruzada Mexicana. Aproveche nuestra amplia gama de títulos enfocados a circunstancias especiales de nuestra gente.

2 comentarios sobre “Colonia por colonia; casa por casa, predicamos la Palabra de Dios Deja un comentario

  1. Me impactó la frase que usa la Pastora Lourdes Gómez: «la sociedad está fragmentada». Es lógico; los problemas sociales, de salud, económicos, la falta de cultos en las iglesias y clases en las escuelas, están haciendo estragos en las familias.

    Es urgente llevar la Palabra de Dios a nuestro pueblo mexicano, porque su estado de ánimo se está deteriorando mucho. Como el testimonio de esta hermosa mujer, Josefina Ramírez, quien reconoce que la sencillez del Evangelio, tocó el corazón de ella y de su esposo, en los momentos de desesperación.

    Como pueblo cristiano, no podemos eludir nuestra responsabilidad hacia nuestros hermanos mexicanos. Tomemos la decisión de llevar un folleto a quienes necesitan consuelo.

A %d blogueros les gusta esto: