Saltar al contenido

AutorIván Aspíllaga

Se levantó y dijo: Quiero recibir a Cristo en mi corazón

Al principio no fue fácil, las críticas y burlas por parte de nuestros familiares fueron duras y notorias, incluso la indiferencia y el aislamiento comenzaron a hacerse presentes en nuestro entorno familiar, pero todo esto era parte del plan de Dios.

Sólo salimos para cumplir con la Gran Comisión

Sabemos que estamos en manos de Dios y que Él nos guarda; sólo salimos a cumplir con el mandato de ir y hacer discípulos para Su gloria.

Tuvimos una Navidad diferente

A través de esta revista ¡Ha Resucitado! que nos dieron de Cruzada, los niños y adolescentes descubrieron que los problemas que en su hogar existen y que a muchos de ellos los obligó a huir, Jesús los puede cambiar si lo invitan a sus corazones.

Orando por los familiares en la sala de espera

Hay familiares de los pacientes que llevan semanas en la sala de espera o en el estacionamiento del hospital, esperando la mejoría de su enfermo. Hay personas que no tienen los recursos económicos para su propia alimentación o para comprar algún medicamento que su paciente necesita.

Evangelizando a nuestros vecinos

estamos siendo desafiados a ir más allá de este dolor y reflexionar sobre el sentido profundo de este tiempo de pandemia; volver al núcleo de nuestra fe y discernir cómo Dios se hace presente en estos acontecimientos

Folleto: ¡Ten ánimo, hay esperanza!

Un folleto que puede ser utilizado en cualquier momento y en especial para compartirlo con personas que se encuentran al borde de la muerte o con temor a ella.

¡No pararemos! seguiremos predicando

Por causa de la ceguera espiritual, muchos mueren sin Cristo en su corazón. ¡No pararemos! Es un mandato de nuestro Señor Jesucristo el hacer discípulos, enseñar Su Palabra y llevarlos al bautismo.

He decido seguir a Cristo y estoy firme en mi decisión

Gracias a Dios, este día me bauticé, prueba de que es firme mi decisión de seguir a Cristo, día a día.

Dios nos dio esta victoria

Ha valido la pena todo el esfuerzo y el Señor nos bendijo con estas almas que se rindieron a Cristo como su Salvador y Señor.

La importancia de la oración

Cuando más débiles nos sentimos, es cuando es más fácil reconocer nuestra necesidad de orar. La oración es la forma en que demostramos nuestra fe y confianza en que Dios tiene el mundo entero en Sus manos.

Les hablamos para compartirles el mensaje de Dios

Cuando le hablamos a la gente para decirles que deseamos visitarles para darles una palabra de parte de Dios, notamos cierto miedo y buscan algún pretexto para no recibirnos, pero les comentamos que vamos con las medidas de seguridad y respetando la sana distancia, entonces las cosas cambian.

Un evangelista incansable

Román López toma su paquete de folletos y se va recorrer diferentes colonias, algunas alejadas de la ciudad. Toca puertas, entrega folletos y se queda hablando con las personas compartiendo el mensaje de Salvación.

Tulum para Cristo

Hemos iniciado la evangelización en esta región con la finalidad de que las personas vengan al conocimiento de la Palabra de Dios y reconozcan a Cristo como su Salvador.

Evangelizamos en las calles y en los microbuses

Hacemos estos esfuerzos tratando de no exponer nuestras vidas a un contagio. Además, sabemos que cuando cumplimos con los requisitos sanitarios, tendiendo presentes los protocolos de cuidado, protección y sanitización mientras llevamos la Palabra de Dios, somos ejemplo para los demás.

Una muestra de amor

Nos acercamos a las personas para entregarles un vaso de café o atole caliente y una pieza de pan, pero también para regalarles folletos en los que puedan leer acerca del gran Amor de Dios para ellos

Es tiempo de orar por nuestra ciudad

Estamos procurando que las familias sean restauradas y por eso predicamos Su Palabra e intercedemos por nuestra comunidad.

A %d blogueros les gusta esto: