Saltar al contenido

Compartiendo el Evangelio, adaptándonos a la nueva realidad

ICIPAR Distrito Metropolitano. Pastor Ismael Pérez Ruíz

La iglesia ha estado pasiva por causa del coronavirus, efecto normal por las medidas impuestas a la sociedad. Sin embargo, tenemos que adaptarnos a la nueva modalidad porque no podemos quedarnos todo el tiempo así. Como iglesia debemos cuidarnos y ser prudentes, pero también debemos movilizarnos para compartir el Evangelio de Cristo en esta época que las crisis de salud, laboral y económicas están golpeando fuerte a nuestra comunidad.

Nada mejor que presentar el mensaje del Gran Amor de Dios a la humanidad.

Muchos de nosotros aún no nos acostumbramos al uso del cubrebocas, pero tenemos que hacerlo y tomar todas las medidas de seguridad para poder entregar los folletos evangelísticos. Esto da confianza a la gente a la que nos acercamos, porque nos ven protegidos.

Gracias a Dios, hemos podido hablar con la gente en sus casas, negocios o cuando van caminando por las calles, ha sido una gran alegría y gozo ver que reciben los folletos, que reciben el mensaje de Salvación y entregan sus vidas al Señor. Les hemos regalado porciones de la Palabra y en algunas ocasiones también les hemos entregado Biblias.

«Para mi no hay nada mejor que compartir un tratado de San Juan y centrarme en Juan 3:16, partir desde allí y compartir el mensaje para que las personas tengan la oportunidad de creer en Jesucristo y tener así vida eterna. Gracias Dios por tan maravillosa experiencia»

Antonio Ruiz

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: