Saltar al contenido

APALANI GUERRERO

 

Apalani V

Apalani es una comunidad rural en la costa grande de Guerrero, un lugar de gente humilde en donde todavía se vive de acuerdo a las costumbres y tradiciones ancestrales de la zona.  Pudiéramos decir desde la perspectiva “civilizada o industrializada”  que este es un lugar de muchas necesidades materiales, pero la verdad es que todo eso que nosotros llamamos carencias es lo que define el estilo de vida  y a lo que están acostumbrados los lugareños. Desde hace muchos años atrás estas personas han vivido así, aquí las casas son hechas de lodo y palos, cada uno corta su propia leña del bosque y la lleva a sus casas para cocinar,  el agua es tomada de los arroyos que recorren toda la sierra, y aunque poco a poco los servicios de electricidad están entrando, todavía el común predominante es vivir sin ella, lo que significa que al ocultarse  el sol también  la vida en las calles termina para los habitantes de las montañas de Guerrero.

Llegar a esta zona es el desafío más grande, esto implica desplazarnos desde un punto de la carretera Acapulco – Pinateca Nacional, entrando  por un camino de terracería cuesta arriba. Aquí la gente es muy religiosa, son muy devotos de sus ídolos, sobre todo por cuestión ancestral. Desde muchas generaciones atrás los lugareños han inculcado a sus descendiente con el catolicismo romano, religion que ni ellos mismo entienden pero que profesan meramente por tradición. Esto revela la necesidad espiritual de estas gentes.

Aquí en Apalani encontramos un grupo de pequeños creyentes que son muy oprimidos por las dificultades que implica ser cristiano en un pueblo tan religioso y cerrado, donde estos hermanos son marginados y sufren toda clase de atentados. Solo hace algunos pocos años atrás  les quemaron  su templo, mismo que volvieron a reconstruir motivados por su amor a Dios. Este grupo de creyentes tímidos asistió a recibir su entrenamiento en Evangelismo y luego salieron a compartir el mensaje de salvación con los habitantes, una labor que hicieron con mucho gozo y entusiasmos, movidos por el deseo de servir al Señor para que las demás personas conozcan a Cristo.

Uno de estos hermanos que salieron a hablar de Cristo dijo:

Esta fue la primera vez que hago esta labor, llevar el mensaje a otras personas fue todo un reto, en un principio tenía miedo, ya que hay muchas personas en el pueblo que están en contra de que prediquemos el Evangelio.  Aquí a muchos no les gustan los cristianos, pero el Señor nos dio valor, y nos animamos a salir, y el resultado fue asombroso. Las personas escucharon y aceptaron la literatura, y Dios nos ha demostrado que nos puede usar para que otros más crean y sean librados de la condenación eterna al ser librados por el único y grande Jesucristo el Salvador del mundo.

La hermana Lupita y su nieto David son los encargados de dirigir este rebaño en una zona de difícil acceso, ellos cada semana realizan toda una travesía para desplazarse hasta este lugar y alimentar con la Palabra de Dios a este grupo de hermanos. Hoy los están instruyendo a compartir con otros su fe, y el Señor les esta contestando esta oración. Oremos por este ministerio y por la iglesia floreciente del pueblo de Apalani.

 

Rodolfo Silva Ver todo

Diseñador Gráfico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: